¿Conoces los benéficos del baño turco?

El Baño Turco Resulta especialmente recomendable si queremos relajarnos a la par que cuidamos nuestro sistema respiratorio y nuestra piel. Consiste básicamente en el Vapor de Agua, es decir el calor húmedo. La temperatura oscila entre los 35 y los 60 grados en función de la parte de la habitación; cuánto más alto, más calor. Y cuanto más tiempo, también más calor. Por otro lado, la Humedad alcanzará el 99%, de manera que se evitará en gran medida el sudor. Para conseguirlo tenemos que poner agua a calentar, así, hasta alcanzar el punto en el cual las gotas de humedad se pueden apreciar sobre las superficies. Generalmente las sesiones duran 10 minutos, después de los cuales se suele salir para evitar tanto calor y despejarnos o para tomar una ducha. Después, se puede volver a entrar para tener otra sesión. Los beneficios son:

Relajante

El Baño Turco es especialmente reconocido como elemento de Relax, o lo que es lo mismo, para distraernos del día a día y hacernos sentir contentos con nosotros mismos. En definitiva, relajar nuestro cuerpo y alma. Podemos concluir que es una herramienta muy efectiva para acabar con el estrés y con la ansiedad.

Mejora el sistema respiratorio

La humedad y el calor Refrigeran el Cuerpo, ello es especialmente positivo para aliviar nuestro sistema respiratorio y limpiarlo. Se Agiliza el funcionamiento de nuestro sistema respiratorio y, por consiguiente, nuestra capacidad de respirar óptimamente (intercambio de oxígeno). Nuestra Circulación Sanguínea se verá ampliamente favorecida y ayudará a evitar problemas relacionados con nuestra salud, como es el caso, entre otros, de la artritis, bronquitis y los resfriados, y, a su vez, mejorará la salud de nuestros pulmones. Ello se debe a la humidificación de nuestro Sistema Respiratorio. Por otro lado decir que también el sistema hormonal, así como el nervioso se ven beneficiados por esta modalidad de baño.

Para hacer que esta experiencia sea aún mejor es recomendable beber agua previamente, ya que se produce una deshidratación que debemos remediar.

Comodidad frente a la sauna

La Sauna es especialmente buena en lo que respecta a la circulación, sin embargo no lo es tanto para la resolución de algunos problemas respiratorios como en el caso de las congestiones o en el de las alergias. El Baño Turco es más Relajante que la sauna porque, en el primero, hay mucha más humedad y, por consiguiente, se elimina en mayor medida la suciedad de nuestra piel.

Limpieza de la piel

El Baño Turco hace que se dilaten nuestros Poros, de manera que nos permite deshacernos de toda suciedad y lograr esa sensación de Limpieza y Suavidad que tanto nos gusta.

En el caso de los jóvenes tiene la ventaja añadida de que sirve para Evitar el Acné y la Dermatitis, y, en el caso de gente mayor, permite suavizar la piel de cara al afeitado. Todo ello es la consecuencia de la mayor transpiración que se origina; la piel queda mejor oxigenada gracias a una limpieza en profundidad que, en resumidas cuentas, elimina toxinas.

Además es frecuente combinarlo con baños con Agua Fría, haciendo la experiencia sea todavía más placentera y eficiente para nuestro cuerpo. Otra buena idea es añadir Aceites Esenciales a nuestro cuerpo justo al inicio del proceso. Todo ello redundará no sólo en la comodidad y la tranquilidad que nos aporta en el día, sino que será muy beneficioso para Retrasar el Envejecimiento de la piel.

Despídete de los dolores menstruales

Entre otras cosas, este baño permite mitigar el dolor ocasionado por la menstruación y aportar limpieza.

 

El Baño Turco es una alternativa excelente para relajarnos y tener un cuerpo saludable. Existen múltiples formas de hacerlo y, frecuentemente, tendrás que adaptarlo a tu gusto para hacer que, la vivencia, este hecha a tu Medida. Animamos a todos a probarlo para que, así, conozcan de primera mano cuan satisfactorio resulta.

Deja un comentario

×

Powered by WhatsApp Chat

×