Es necesario tener un bidé en el cuarto de baño

Tándem Único

La combinación del Inodoro y el Bidé resulta ideal, ya que, ambos, hacen la pareja perfecta. Además, juntos, resultan visualmente más agradables y ocupan menos espacio. Actualmente, esto mismo, es decir el concepto Team Bidé, adquiere gran relevancia a la hora de crear ese orden que tanto nos gusta.

Hoy en día, se acepta cómo, tener más espacio es una prioridad, especialmente en el Cuarto de Baño. Ante este desafío, han aparecido los Muebles Suspendidos, es decir, aquellos que están encajados en la pared, y que disminuyen la superficie ocupada.

Si apostamos por el Bidé, hay que tener en consideración cuán amplio es el margen que tenemos para hacer que, su presencia, sea notoria. Mosaicos o Azulejos en las paredes, así como un Suelo también decorado, aportan un aspecto único y acogedor.

Falta de Espacio

Ahora bien, si estamos pensando que la mejor opción es ganar espacio, ya sea por falta del mismo o por estética, sin lugar a duda, lo mejor es deshacernos de él.

Desde la perspectiva minimalista, el Bidé, cumple una función que, a su entender, no es necesaria. Por consiguiente, optan por prescindir de este

Foco de Atención

El Cuarto de Baño, como toda habitación, tiene una serie de elementos especialmente destacables. En el tema que nos concierne, el Inodoro, puede serlo, dado que es uno de los más usados. Subsecuentemente, centrarnos en él tiene sentido. Por otro lado, de ser este nuestro razonamiento, carece de sentido contar con el Bidé.

Decoración Complementaria

Por último decir que, el Bidé, no es más que una parte del todo. A dónde quiero llegar es la punto de que, de nada servirá ganar espacio solamente con este. Tenemos que acompañarlo de más cosas; un Plato de Ducha al Nivel del Pavimento, Muebles Suspendidos, Estanterías Altas o una Mampara Transparente, todos ellos, juntos, crearán ese espacio amplio y de libertad que, a fin de cuentas, buscamos, y que facilitaría la presencia del bidé.

Economizar Espacio

Cada centímetro cuenta. Uno de los estilos más frecuentemente vistos en la decoración del baño, se basa en situar el Inodoro entre el Lavabo y la Ducha. De manera que, así, se ahorra espacio, y se crea esa harmonía tan deseada. Por tanto, tenemos que eliminar todo aquello que resulta accesorio e innecesario.

En este sentido, otro de los aspectos a señalar es la ubicación estratégica del Bidé y el Inodoro, aunque esto se puede extrapolar al conjunto de componentes que configuran el Cuarto de Baño. Existen unas cuantas ubicaciones que podrían ser catalogadas como óptimas pero, la que seguramente más destaca, es detrás de la puerta, ya que, aquí, resulta visualmente más grato y dificulta en menos medida la circulación.

Si la decoración es abundante (muchos complementos), o simplemente llamativa, lo mejor sería no sobrecargarlo más; es sabido que, “menos es más”, y, esto, en lo que se refiere a generar un ambiente bonito, es valioso.

El Bidé es parte del día a día de muchas familias mientras que, en otras, es inexistente. Esto mismo también ocurre entre países; unos lo tienen y usan, y otros no. Hay quienes lo ven como un elemento innecesario y arcaico. Por otro lado, también hay gente que lo ve como algo moderno e innovador.

En Míster Ducha entendemos que hay argumentos a favor y en contra. Sin embargo, concluimos que, depende del espacio del Cuarto de Baño y de cómo se quiera tener, es decir, si se va a generar ese entorno adecuado para el Bidé, adelante. Pero, si no hay medios o interés, mejor quitarlo o directamente no contar con él.

Deja un comentario

×

Powered by WhatsApp Chat

×